Daniel López Pérez: el gaucho más famoso del turismo

El encargado de asar deliciosas carnes en los whorkshops de ACAV y Fedecatur, nos cuenta en esta entrevista un poco de su historia. También nos abre las puertas de su emprendimiento, “Askama”, donde la hospitalidad, la gastronomía y el turismo rural se unen para dar lugar a “experiencias únicas”.



Héctor Daniel López Pérez es sencillo. Cuando le dijimos que para Pensatur él es “el gaucho más famoso del turismo”, respondió con simpatía: “no sé si el más famoso, pero sí el más alegre”. Nos cuenta que su actividad en el turismo arrancó tras la crisis del 2001, tiempos en los cuales mucha gente –incluido él- quedó en la nada. La renuncia anticipada del ex presidente Fernando de la Rúa trajo caos y zozobra a nuestro país.


Sin embargo, este gaucho supo salir adelante. “Leí una solicitud en el diario donde buscaban gente para el rubro transporte. Me presenté y comencé a trabajar en el aeropuerto internacional Córdoba, realizando servicios VIP para pasajeros, turistas, tripulaciones y artistas. Allí estuve casi 11 años y pude conocer a mucha gente importante, no solo del turismo, sino también de otros rubros, como la política, el espectáculo, el deporte y empresarios en general”, nos cuenta Daniel.


En el 2014, cuando su empresa de transporte atravesaba su mejor momento, cuestiones personales lo llevaron a salir de su zona de confort, estatus social y lujos, para hacer un cambio radical y optar por un nuevo estilo de vida, priorizando el bienestar y la salud. Se radicó en las sierras y allí comenzó un nuevo proyecto familiar, basado en el turismo rural comunitario sostenible.



-¿Cómo fueron aquellos comienzos en el turismo rural?

-Empezamos con "Askama Casa de Campo y Cabalgatas", donde fusionamos los servicios de calidad, la atención personalizada y todo lo que siempre supimos hacer. A la hospitalidad, le sumamos la gastronomía criolla y recetas familiares, con el servicio de alojamiento personalizado y la prestación del turismo alternativo de cabalgatas serranas e iniciación a la monta. Un día me llamó Sergio Navarro y me preguntó: “Negro, ¿sabés cocinar? Necesito que cocines en nuestro encuentro y demuestres todo lo que podés hacer…y acepté el desafío. Tuve la oportunidad de demostrar en cada encuentro todo lo que un cocinero apasionado como yo puede hacer y elaborar con productos locales de nuestra amada Córdoba. La cocina es mi pasión, mi hobby, una virtud innata y una herencia ancestral de quienes me legaron el amor por este maravilloso arte de elaborar, construir y diseñar, con productos nobles, un exquisito plato de comida.


-Lograste vincular la gastronomía, las cabalgatas y el turismo…

-Sí. Si algo aprendimos en nuestro emprendimiento, "Askama", es fusionar distintas actividades que se conjugan a la perfección. Esto es lo que buscan hoy las personas, turistas y pasajeros: vivir experiencias únicas. Cuando empezamos con esta idea loca hace unos años, nadie nos creía ni acompañaba, pero siempre fuimos, somos y seremos ese tipo de personas que perseveran ante los avatares de la vida. Quienes nos conocen, saben es así.

Practicamos una modalidad de turismo rural donde la clave es abrir las puertas de nuestra casa, para vivir la “experiencia Askama". Ese espíritu es el que llevamos a los diferentes eventos y lugares donde nos juntamos a asar y cocinar.


-¿Cuál es tu especialidad en la parrilla y qué platos nos podés ofrecer?

-En la parrilla, todos los tipos de cortes y carnes tienen algo especial. Disfruto muchísimo de lo que hago, eso hace que mis platos en cada presentación sean especiales y únicos.

Mi compromiso es siempre utilizar en mis preparaciones algo regional, que nos identifique como cordobeses que somos... productos que tengan que ver con lugares, con climas, con nuestra identidad, nuestra tonada… es algo que hago y ofrezco con mucho amor y pasión.



-¿De qué se tratan los concurso de asadores?

-Los concursos de asadores son un motivo para juntarnos y hacer lo que más nos gusta hacer, que es asar. A quienes somos amantes de los fuegos, nos encanta compartir esos momentos, llenarnos de humo, calor, transpirar, tomarnos algunos buenos aperitivos también y, por supuesto, desplegar nuestras técnicas. Es una pasión que llevamos dentro.

Esos eventos, ya sean como festival, concurso, certamen o demostración, tienen ese potencial de atraer gente y acompañan sin dudas a la actividad turística, constituyéndose como importantes motores del ingreso económico para la localidad y acompañando la producción local. Tienen un tinte de "concurso, competencia y valoración", donde están quienes buscan su lugar y quienes disfrutamos del evento en sí. He conocido grandes cocineros y asadores, “grosos” de verdad, que hoy también son grandes amigos. Todo esto gracias a los concursos de los que podemos participar, donde surgen nuevos asadores, apasionados como yo.


-¿En qué proyectos estás trabajando?

-Mi día a día es un proyecto en sí mismo y en cada jornada siempre surge algo nuevo. En este momento estoy armando un equipo de asadores y cocineros, tan apasionados como yo, donde hay representantes de cada una de las regiones de Córdoba. La idea es demostrar calidad, variedad de productos y trabajo en equipo en cada una de las presentaciones y eventos gastronómicos que estoy coordinando para este año y el año próximo. El objetivo es dar a conocer aún más la gastronomía de mi provincia, algo así como poder disfrutar la experiencia gastronómica de Córdoba en un mismo espacio y lugar, donde no solo haya degustación de platos, sino que además se entablen espacios de diálogo, se unan sentimientos y nazcan nuevas sensaciones en torno a la gastronomía. En síntesis, transportarse a cada región con diferentes platos de Córdoba, en un mismo lugar, en un contexto y espacio diferente.


-¿El baile es otra de tus especialidades también?

-El baile es una forma de agradecer y ya se convirtió en un clásico. Me gusta bailar, escuchar música y cantar… quizás es por eso que siempre digo que la música nutre y te llena por dentro.



-¿Cómo te definís como persona?

-Soy un loco soñador, que se emociona con simples actos de la vida.


-¿Qué tenés pendiente en tu vida?

-Creo que no me queda nada pendiente. Todo lo que quise o soñé, tuve la oportunidad de realizarlo, con aciertos y desaciertos, pero lo hice. Lo que se presente hoy seguramente es un pendiente del futuro inmediato, que seguramente lo podré concretar.


-¿Tus padres a que se dedicaban?

-Mis padres actualmente son jubilados. Mi viejita fue farmacéutica en el Hospital de Urgencias, en Córdoba Capital, y mi viejito operario de Renault Argentina, en la Planta de Santa Isabel.


-¿Cómo está compuesta tu familia?

-Hoy mi familia es mi compañera de vida, Romina, con quien vivimos soñando. Juntos disfrutamos de los desafíos que se nos presentan y proyectamos siempre compartir más y mejores momentos. No tenemos limitantes a la hora de proyectar, porque nos encantan los desafíos y disfrutamos de todo lo que hacemos.


-En la historia de tu vida, ¿a qué momento te gustaría regresar?

-Me gustaría regresar a mi infancia, estar en mi barrio, ese lugar donde fui tan feliz y donde tantas travesuras hice con amigos. En esa época era solo disfrutar, reír y querernos sin prejuicios, nos sentíamos unidos, fieles y dueños de nuestros espacios. Realmente fueron momentos inolvidables y con recuerdos inmensos.


-¿Cuál fue tu primer trabajo?

-Mi primer trabajo fue a los 17 años, en Renault Argentina, en la planta de Santa Isabel. Allí trabajé en el depósito de repuestos y aprendí muchísimo de todos esos hombres y mujeres que conformaban la gran familia del sector automotriz.



-En lo comercial, ¿cómo fueron las distintas etapas que tuviste que atravesar, hasta llegar al día de hoy?

-El proceso de comercialización fue difícil, como siempre sucede. Nuestro emprendimiento familiar arrancó con esfuerzo y perseverancia, con mucha presencia, ayuda y acompañamiento de la familia, amigos y amigas, y varias personas que entendían que lo que estábamos desarrollando podría ser un proyecto hermoso. Estábamos presentes en todas las ferias, participábamos en todas las reuniones, capacitaciones, seminarios, siempre con un esfuerzo inmenso.


Era un gran desafío personal y profesional, y a la vez algo muy lindo, porque teníamos que inventar cosas para atraer público, darnos a conocer y empezar a caminar en el mundo del turismo rural, actividad que en esa época aún nadie entendía muy bien y que nosotros estábamos convencidos (y lo seguimos estando), que es algo grandioso para experimentar y generar acciones que empoderan.


En este emprendimiento, la meta es abrir las puertas de nuestra casa, para compartir lo cotidiano y lograr una vivencia única: la “experiencia Askama”. Al principio, por lo general los primeros huéspedes y turistas eran amigos y familiares. Con ellos compartíamos cabalgatas por las sierras y mesas con gastronomía casera, guitarreadas, bailes y momentos de felicidad. De a poco, fuimos haciendo un book de imágenes y aprendimos a modificar tiempos, metodología de servicios, recorridos y ajustamos algún que otro detalle, según los grupos y pasajeros. Aprendimos sobre la marcha, pero tras la experiencia de ambos, pudimos amalgamar un hermoso lugar, donde todos querían estar.



A través de las fotos de diferentes momentos, pudimos tener mayor presencia en las redes sociales y así empezamos a conseguir más seguidores y pedidos de servicios. Fuimos creciendo gracias a nuestra forma de ser y a la atención personalizada, y el boca en boca nos permitió posicionar el nombre del emprendimiento "Askama" en muchísimos lugares y medios. Se fue sumando gente, vinieron canales de televisión, artistas internacionales, referentes de gobierno y otras personalidades, y pudimos cosechar hermosos amigos de diferentes partes del país y el mundo. Por más de 9 años posicionamos al turismo rural como una experiencia digna de ser disfrutada en cualquier momento del año. "Askama" es una gran familia y es una marca del turismo rural de experiencias.


Tras la pandemia, y con varias modificaciones en nuestras vidas y especialmente en el emprendimiento, nos reestructuramos y nos mudamos. Hoy estamos brindando servicios de gastronomía y cabalgatas personalizadas y de a poco hemos empezado a volver a hacer lo que tanto nos gusta: compartir experiencias. Actualmente estamos abocados a la gastronomía. Realizamos no solo los tradicionales asados criollos en las sierras y los paseos de a caballo, sino que además nos trasladamos a diferentes lugares y eventos, para a ofrecer servicios gastronómicos a quienes deseen disfrutar de un buen plato tradicional argentino.


La experiencia "Askama" es un placer y un orgullo de poder contar y presentar siempre que podamos. Y como se nos hace imposible trasladar todas las vivencias de nuestros servicios, hemos logrado contar y demostrarlo a través de la comida. Para a mí, cocinar a la olla con recetas de mis abuelas, recetas ancestrales y el fuego como condimento principal, es la parte fundamental del “encanto” que queremos demostrar a todos quienes nos eligen y quieren disfrutar de los servicios, la atención personalizada y la pasión por lo que hacemos.



-En todo esto, ¿a quién no podemos dejar de nombrar?

-No puedo dejar de nombrar a mi compañera, pieza fundamental en todo esto, que hemos creado juntos. Sin su perseverancia y meticulosidad, de carácter delicadamente femenino, y mis ideas locas e innovadoras, este gran proyecto no hubiera llegado a ser lo que es.


-¿Cuál es el producto fuerte de tu negocio?

-Hoy, tras la pandemia y en la reestructuración de los servicios, nuestro producto fuerte es la “gastronomía criolla ancestral”, donde podemos conectarnos con nosotros mismos a través de un plato de comida. Aquí, elementos esenciales como la tierra, el aire, el fuego y el agua, se presentan en un mismo plato, que siempre brindará placer al ser degustado.

También son importantes los caballos, nuestros amigos fieles, porque nos permiten realizar paseos diurnos o nocturnos por las sierras, que conjugan lo salvaje, lo auténtico y lo natural, en una experiencia única.


-¿Cuál sería el “speach” de venta para que la gente contrate tus servicios?

-Nosotros ofrecemos experiencias únicas con amigos, rodeados de naturaleza. "Askama" quiere decir "nos vemos pronto" o "hasta dentro de poco" y siempre hemos podido volver a reencontrarnos con quienes nos eligen. "Askama" es una gran experiencia de amistad, calidez humana, hospitalidad y austeridad; también es un delicioso plato de comida casera, un inolvidable paseo de a caballo y un rico mate, que se comparten en el entorno magnífico de nuestras sierras cordobesas.


-Por último, dejanos un mensaje para la gente de turismo…

-Les diría que podemos empezar a dar el ejemplo, con acciones de cambio desde el lugar que estemos y la función que ocupemos. Si decimos que el turismo es gestor de cambios, pues seamos parte del mismo, pero no en detrimento de nuestros propios recursos, tanto naturales como culturales. Seamos capaces de accionar principalmente en el cuidado del entorno, la sostenibilidad de los recursos, la equidad e igualdad social en los destinos. Busquemos brindarles la oportunidad a los emprendedores y productores locales, para que difundan sus productos y ofertas turísticas (habilitadas), y pasen a integrar las economías regionales. Cuando incorporamos dentro de nuestro “hacer turismo” la compra y uso de materiales y productos locales, estamos ayudando a atenuar la emigración de población, fortalecemos la identidad y respetamos la economía local.


FICHA PERSONAL

· Nombre y apellido: Héctor Daniel López Pérez

· Sobrenombres: “El Gaucho” o “el Negro”, para los amigos

· Lugar de nacimiento: Córdoba Capital

· Fecha de nacimiento: 25 de Agosto de 1972

· Signo: Virgo

· Dos momentos que marcaron su vida: Daniel señaló solo un momento: el 9/5/2014, cuando fue sometido a dos operaciones pulmonares. “Ese día prácticamente regresé de la muerte y por eso lo recuerdo siempre. Mi mundo, mi entorno y mi cotidianidad cambió, y le cambié por consecuencia la vida a otra persona, mi compañera, quien apostó a seguir a mi lado y es parte de lo que agradezco al Universo todos los días”, nos cuenta.


EMPRENDIMIENTO

· Nombre de la Empresa: "Askama Turismo Rural" / "Askama Cocina Criolla y Ancestral"

· Dirección: “Donde me llamen, voy a cocinar”

· Teléfonos de contacto: +54 (0351) 152-223176

· Email: askama.argentina@gmail.com

· Web: -

· Facebook: askamacabalgatas

· Twitter: -

· Instagram:@askamaturismorural

· Whatsapp: 3512223176

· Otros medios de contacto: “Cuando me vean en la Estanciera por ahí… acérquense, paisanos, que alguna buena anécdota dará lugar a entablar una conversación”



PERFIL

· ¿Ocupó cargos políticos? No

· ¿Su empresa es socia de alguna institución turística? Sí, son socios de CAMTUR, ORC, CCLGBT, CAME y Red INTA, entre otras

· ¿Un lugar en el mundo? “Mi casa, donde me gusta y disfruto estar”

· Un destino turístico en lo comercial: la provincia de Córdoba

· Una persona: Su madre

· Un sueño: “Ser feliz, siempre, haciendo lo que me gusta”

· Una virtud: Saber cocinar

· Un defecto: Ser muy confiado

· Un gusto personal: Compartir con amigos

· Deporte o hobby que practica: Andar a Caballo

· Club o equipo preferido: Club Atlético Belgrano

· Un libro: Doña Petrona y sus recetas

· Un color: Blanco

· Una bebida: Fernet con coca

· Un cantante o grupo musical: Mercedes Sosa

· Un programa de radio, tv o película: La película infantil "Un Gran Dinosaurio"

· Comida preferida: El asado

· Un personaje que le hubiese gustado conocer: Diego Armando Maradona

· ¿Con qué personaje famoso cenaría? "Me falta cenar y cocinarle a Carlitos `la Mona´ Giménez”.

· A quién llamaría para tomarse una selfie: “A mis amigos”

· Si tuviera que invitar a tres agentes de viajes a comer un asado, ¿quiénes serían? “Invitaría a Sergio Navarro, porque siempre apostó por mi propuesta gastronómica y me acompañó en las ideas novedosas; él confía en mí y es parte de la familia. También invitaría a José González, por los años de amistad, por su especial cariño y respeto hacia nuestra familia, y por habernos acompañado siempre a los dos, en diferentes momentos. Y también estaría en mi mesa alguien muy especial en este camino que recorremos con Romi desde hace muchos años: Domingo Castracane, el `viejito cascarrabias´, que siempre nos abrazaba con tanto amor y firmeza, que estaba siempre alentándonos y apoyándonos en todas y cada una de nuestras locuras y proyectos, por esas larguísimas y eternas charlas donde uno aprendía de la vida a su lado… se extrañan esos besos y abrazos del `Mingo´”.

· ¿Cómo titularías esta nota? “La gran oportunidad”


525 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo